El corcho, sustentabilidad y eficiencia energética

En un contexto global donde el cambio climático está ocurriendo más rápido de lo que temíamos, la demanda energética esta en aumento y los gases de efectos invernadero han llegado a niveles record, son una clara evidencia que la crisis climática existe y que el planeta requiere urgente descarbonización y usos de energías limpias. Colocando a la eficiencia energética como protagonista y al corcho con un rol principal.

En Chile cada año se emiten miles de millones de toneladas de CO2 a la atmosfera, como resultado de la alta demanda energética en varios sectores. Como consecuencia el aceleramiento del cambio climático; altas temperaturas, sequias históricas y fenómenos climáticos no habituales. Sin duda alguna un panorama poco alentador, ya que la crisis climática supone una gran amenaza para la prosperidad del planeta, pero aún estamos a tiempo frente a esta amenaza global. Luchar contra el cambio climático y fomentar la sostenibilidad son objetivos más importantes que nunca.

Por lo cual, el 13 de febrero del 2021 se ha aprobado la primera ley de eficiencia energética en Chile, la cual abarca practicante todos los consumos energéticos; transporte, industrial y minero, sector residencial, público y comercial. De esta forma, se promueve el uso racional y eficiente de los recursos energéticos para contribuir a mejorar la productividad, la competitividad económica y la calidad de vida de las personas, y reducir las emisiones de contaminantes. “De aplicarse adecuadamente las medidas contempladas en la ley, al año 2030, tendremos una reducción de intensidad energética del 10%, un ahorro acumulado de US$15.200 millones y una reducción de 28,6 millones de toneladas de CO2” (Juan Carlos Jobet, biministro de Energía y Minería, 2021).

Desde el sector de la construcción también se han hecho esfuerzos por mejorar el desempeño energético de las viviendas y edificios, a través de la implementación de los Planes de Descontaminación Atmosférica (PDA), modificaciones y nuevas normativas (NCH 853, Norma EIFS), cambios en los diseños, envolventes y sistemas activos, así como la incorporación de nuevos materiales. En donde continuamente se buscan distintos materiales que puedan aportar a la eficiencia energética y sostenibilidad que requieren las construcciones de hoy en día, en donde destaca “el corcho”.

El corcho es la corteza exterior del Alcornoque, un árbol cuya capacidad para retener CO2 lo convierten en un ejemplo de sostenibilidad y en un poderoso aliado contra el cambio climático. El corcho es una de las mejores materias primas que la naturaleza nos puede ofrecer, es 100% natural, con propiedades únicas que contribuyen a mejorar la eficiencia energética de las construcciones. Siendo el corcho, uno de los materiales con más futuro para las construcciones sostenibles.

En Isolcork, hemos trabajado por largos años en el desarrollo de un portafolio con distintas soluciones en base a corcho, las cuales son altamente eficientes, desde el punto de vista térmico y acústico, técnico y ambiental. Logrando participar de este gran cambio (NCh 853 y anteproyecto de Norma EIFS) que contribuye con un uso más eficiente de la energía, obteniendo importantes ahorros económicos y reduciendo las emisiones de CO2 de manera considerable.

Como empresa seguiremos trabajando día a día, he innovando en materiales y soluciones, que contribuyan a la eficiencia energética y sustentabilidad. Demostrando un compromiso real con el cuidado del medio ambiente.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados